Volvemos ¿Para qué volver?

Ilustración: Lucas Rendón Muñoz. | Colectivo Buena Siembra.

Por: Manuela Betancur Pérez.

Hemos vuelto, lo decimos aunque nunca nos hayamos ido, hemos vuelto porque el “reinventarse”, que es tan común por estos días, es más cierto de lo que parece una mentira que se vuelve verdad después de escucharse todo el tiempo. Hemos vuelto a nuestras ediciones mensuales, aunque ahora el mundo parece medirse con una retroalimentación más en sintonía de una comunicación funcionalista que de otro tipo: los me gustas, comentarios, visualizaciones, vistas; ahora pensamos a qué hora se colapsa menos el internet, a qué hora las personas pueden conectarse. Paulatinamente, hemos vuelto a los tiempos en donde las máquinas (ahora algoritmos) nos miden la eficacia con eficiencia. Y es entonces el momento de preguntarse, ¿es el ejercicio periodístico esclavo de estas dinámicas de pandemia y pospandemia? La respuesta siempre ha sido sí, incluso cuando el coronavirus parecía más fábula que realidad. Es entonces el momento preciso para reivindicar el oficio, pese a que las distancias parecen mayores y así mismo los retos. 

Hemos vuelto y volver significó un proceso de encrucijadas continuas en la búsqueda de no caer en la vida de los likes, porque nunca hemos hecho lo que parece mantra del periodismo actual de  vender las letras al mejor postor, y no es momento de que los algoritmos definan si estamos o no cumpliendo con nuestro trabajo. Tal vez sea por eso que dejar el encuentro, el abrazo y cesar los pasos físicos por el territorio nos ha costado, porque siempre los rostros de felicidad y gratitud del campesino, del joven, de la mujer, del niño, del homosexual, del estudiante, del indígena, fueron y son el medio y el fin que sostiene a Enfoque de Oriente. 

Son estas algunas de las razones porque las que, por segundo año consecutivo, somos finalistas en el Premio de Periodismo Regional Semana “el país contado desde las regiones”, en la categoría de mejor medio comunitario en el Premio Amparo Díaz, y digo somos, incluyendo a cada una de las personas que de una forma u otra han aportado a que este proyecto compartido sea impronta de una región que sigue resistiendo. Asimismo, porque la palabra y el territorio nos sostienen y solo nos miden las gentes y sus derechos, somos ganadores de la convocatoria Comparte lo que somos del Ministerio de Cultura, premio que nos permitirá publicar la edición temática Culto al Arte Regional, que tiene como objetivo principal promover la lectura y escritura como objeto del reconocimiento de las expresiones artísticas y los distintos talentos que habitan la región del Oriente antioqueño, como aporte a la creación, la identidad y las maneras de hacer, promover y vivir en el arte.

Hemos vuelto porque el mundo sigue ocurriendo incluso detrás de la pandemia: los negocios entre algunos se siguen cerrando, las licencias de explotación minera e hidroeléctrica se siguen otorgando, los líderes sociales siguen siendo asesinados, los feminicidios nos siguen arrebatando a las nuestras, la xenofobia nos sigue dividiendo, la corrupción sigue siendo la madre patria, los campesinos siguen siendo desplazados, las madres siguen buscando a sus desaparecidos  y por lo anterior tenemos los pies firmes para seguir encontrando las #NuevasManeras de narrar la región con o sin pandemia.

Volver es encontrar nuevas maneras de seguir construyendo colectivamente. Volver es encontrarnos todos los jueves en Enfoque la Palabra para reconocer los emprendimientos y procesos que sostienen a nuestra región. Volver es continuar con nuestras ediciones mensuales por ahora interactivas en este formato. Volver es encontrarnos a final del mes para buscar la palabra como fin, en las socializaciones de las ediciones mensuales. Pero sobre todo, volver es reencontrarnos con la palabra sin más pretensión que la de ser un puente entre las comunidades, la resistencia y la verdad. 

Esta edición es muestra de ello: las palabras, los nombres, los lugares, los temas, hablan de esta región que es mucho más que pandemia y mucho más que miedo. Regresa la pluralidad que reafirma nuestro ejercicio periodístico, regresan las miradas y los caminos que nos llevan a lo que somos. 

Escribí en mi libro Retornos que el hecho de volver es igual de sanador al de irse, porque al volver nadie ni nada regresa de la misma manera. Volvimos de maneras y encuentros distintos, pero sobre todo, volvimos porque nunca se fue la razón de ser por y para el territorio, y si eso no es suficiente, como dice la canción de Los Chalchaleros, ¿entonces a qué volver? EO.

28530cookie-checkVolvemos ¿Para qué volver?