Desaparición forzada en Antioquia

Fotografía: La Escombrera – Medellín 2016. Cortesía: Valentina Vargas.

Por: Sergio Arboleda, integrante de la Corporación Jurídica Libertad.

Antioquia no ha estado ajena a la privación ilegal de la libertad de las personas, su ocultamiento y  privación de los recursos y garantías legales, los cuales configuran los elementos estructurales de la desaparición forzada. Este flagelo humanitario se ha desarrollado en el marco del conflicto armado que ha vivido tanto el territorio nacional como la región antioqueña.

Pero además, se ha dado bajo la aplicación de la doctrina del enemigo interno a partir de la utilización de la desaparición forzada con el propósito de eliminar a los contendores políticos, incluso en el marco del paro cívico nacional y la implementación del estatuto de seguridad; o en el exterminio de partidos políticos como A Luchar  y la Unión Patriótica.

Tal y como se ha mencionado el líneas anteriores, el territorio antioqueño no ha estado al margen de estos hechos victimizantes, encontrando en su interior la aplicación de la desaparición forzada en contra de los integrantes del Movimiento Cívico del Oriente Antioqueño -quienes se oponían a las políticas extractivistas que se han pretendido implementar en esta subregión del departamento- y contra los integrantes de la Unión Patriótica del Nordeste antioqueño –donde se ha generado un interés significativo en la explotación mineroenergética.

Es así como en Antioquia, este delito continuado se ha dado de manera sistemática, generalizada, cuyas víctimas principalmente se incluyen en la población civil o combatiente protegida por el derecho internacional humanitario.

En este contexto, Antioquia se ha convertido en el Departamento más afectado por la desaparición forzada, alcanzando una cifra de diecinueve mil setecientas noventa y cuatro (19.794) víctimas de este hecho victimizante.[1]

De esta lamentable cifra, Medellín se constituye como el municipio con mayor cantidad de víctimas con seis mil ciento ochenta (6.180) personas que aún se desconoce su paradero[2], lista compuesta en mayor medida por las prácticas paramilitares y militares, quienes llevaron a cabo operaciones militares en este municipio como los veinticinco (25) operativos militares desplegados en la comuna trece de Medellín tan solo en el año 2002, los cuales iniciaron con la operación Primavera y culminaron con la operación Orión, en las cuales se ha denunciado que las operaciones militares se tradujeron en graves violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario.

Existe además un elemento que es necesario resaltar y es que la desaparición forzada en este departamento tuvo su incremento más significativo en el marco de la implementación de la política de seguridad democrática, alcanzando tan solo en el año 2002 en toda esta región, una cifra que asciende a mil quinientas veinticinco (1.525) víctimas directas.

En la actualidad, las familias de las personas desaparecidas forzadamente siguen exigiendo la verdad sobre el paradero de sus seres queridos, sin que hasta el momento cuenten con un mecanismo idóneo y efectivo para garantizar sus derechos fundamentales, toda vez que hoy sufre de un índice del 99,67% de impunidad.


[1] https://colombia.desaparicionforzada.com/mapas/departamentales/antioquia/

[2] Ibíd.

29110cookie-checkDesaparición forzada en Antioquia